Hace 2 semanas

Hoy tenemos que lamentar la muerte de otra pionera.

Ganadora de un Pulitzer y un Nobel.
... Ver másVer menos

Hoy tenemos que lamentar la muerte de otra pionera.  Ganadora de un Pulitzer y un Nobel.

Hace 2 semanas

Hoy no vamos a recomendaros un libro, porque no lo tenemos, ni siquiera está agotado... No, hoy vamos a contaros una historia.

Érase una vez, una chica llamada Ana María Martínez Sagi. Seguramente no os suene de nada, y ése precisamente es el problema, que no nos suene de nada a casi nadie.

Ana María murió sola en una residencia de ancianos en Santpedor, a los 93 años cuando el siglo XX estaba ya mudando en XXI. Un final tristísimo para una pionera, porque era una pionera, en muchísimos ámbitos.

Ayer la conocí porque mientras conducía escuché en la radio unos versos, un poema que narraba con crudeza los horrores de la guerra. Y tras esos versos, contaron su historia. Esa mujer fue educada para ser una perfecta esposa de un marido, se le prohibió hacer casi todo, como a casi todas las mujeres nacidas a principios del siglo pasado. Pero ella escribía de todo, incluídos maravillosos poemas, y además se enamoró de otra escritora llamada Elizabeth Mulder, hasta que su famila se enteró y la obligaron a dejar ese amor, y a quemar su correspondencia. Un amor que ella definió como "Su gran amor prohibido, perdido y nunca olvidado".

Martinez Sagi terminó rompiendo con su familia para poder ser libre, se hizo periodista, practicó deporte, fue campeona nacional de lanzamiento de javalina y fue la primera mujer del mundo en ser directiva de un club de Fútbol, en concreto del Barcelona allá por el año 34. Llegó a publicar dos poemarios en esa época, y otro un tiempo más tarde ya en Francia. Cuando estalló la guerra civil española se hizo cronista de la guerra. Como periodista estuvo con Bonaventura Durruti quien la apodó "la aristócrata". Y cuando la guerra la obligó a irse, éste le regaló su pluma de oro con palabras de afecto.

Ana María se exhilió a Francia donde llegaron tiempos muy duros: dormir en la calle, ejercer de pintora callejera, trabajar de pescadera... cuando los nazis llegaron se unió a la resistencia y ayudó a franceses y judíos a huir hacia el sur del país para poder salir de forma segura. Tras su segunda guerra, estuvo un tiempo en Francia, luego en Suecia, y en los años 50 se fue a EEUU donde ejerció de profesora de Español y Francés en la Universidad de Illinois.

Tras la muerte de Franco volvió a España, ya jubilada, para encontrarse que aquella España la había olvidado por completo y que su vuelta fue ignorada.

Su historia fue rescatada por Juan Manuel de Prada, quien tras mucho insistir (a él le dijo una frase tremenda "¿Por qué quieres resucitar a un muerto?") pudo conocerla y a quien entregó una cantidad enorme de trabajo sin publicar. A ese trabajo, dijo el escritor, le ha dedicado más tiempo que a cualquiera de sus novelas.

Sabéis que aquí insistimos muchísimo en publicitar libros de, y para, mujeres. La historia tiene una deuda con ellas. Por eso hoy usamos nuestro pequeño espacio para contar algo de su vida, y desde aquí pedimos que, por favor, alguien publique sus poemarios. Si el resto de la obra es como los versos que recitaron ayer en la radio, es sin duda una poeta que merece un espacio en la historia por mérito propio, además del que merecería por haber abierto tantos caminos vetados a las mujeres en una época tan dura para su género. Un talento enorme, un valor increíble, y una vida de película. Una heroína desgraciada anónima para casi todos nosotros.

Las fotos son del archivo del ABC.

La vida de esta mujer inspiró una novela a Juan Manuel de Prada, donde mezcla realidad y ficción pero ella es un personaje central. Desgraciadamente, tampoco esa novela está ya disponible. Se situlaba "Las esquinas del aire", por si podéis encontrarla en una biblioteca.
... Ver másVer menos

 

Comment on Facebook

Gracias por compartir yo también lo voy hacer

Su amor de juventud merecería otra entrada en este muro: es.wikipedia.org/wiki/Elisabeth_Mulder Curiosamente en la entrada de la wikipedia no se menciona su amor con Martínez Sagi, que debió ser en la adolescencia porque se casó con 17 años.

Buf, ¡qué interesante! Gracias por contarnos <3

Hace 2 semanas

Si te apetece escribir, escribe, siempre, aunque solo tú lo vayas a leer. ... Ver másVer menos

Hace 3 semanas

www.youtube.com/watch?v=z7g3uT5N5XQ

Rutger Hauer se ha muerto hace unos días, va nuestro pequeño homenaje.

Como anécdota: esta escena no estaba en el guión, la improvisó el actor. Está claro que cuando hay creatividad, termina saliendo por uno u otro lado.

Por cierto, la película está basada, como no, en un libro. En concreto "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" de Phillip K. Dick."Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannh...
... Ver másVer menos

Video image

 

Comment on Facebook

Hace 3 semanas

La playa y los libros, dos seres vivos... simbiontes. ... Ver másVer menos

La playa y los libros, dos seres vivos... simbiontes.

Hace 3 semanas

Este finde hemos estado con unos padres, con un hijo y una hija de 8 y 9 años respectivamente.

En medio de la conversación salió este libro, que nos recomendaron encarecidamente. Es para hablar de sexo con nuestros pequeños, de 7 a 10 años recomiendan. Y nosotros os trasladamos esa recomendación con el mismo entusiasmo.

tienda.libreriafaro.com/es/libro/sexo-es-una-palabra-divertida_5510630002

Os dejamos lo que ponen sobre ese libro en la web de la propia editorial:

Hay quien piensa que hablar de sexo con peques es peligroso o controvertido. Pero también hay quien se da cuenta de que no nos han enseñado a hacerlo y que necesitamos ayuda para ir más allá de nuestras propias experiencias, limitarnos a describir las partes del cuerpo o hablar de enfermedades. Sexo es una palabra divertida facilita tener conversaciones con criaturas entre 7 y 10 años sobre los cuerpos, el género y la sexualidad, pero también sobre los límites, la seguridad y el placer. Estas conversaciones mejoran nuestras relaciones y harán que desarrollemos habilidades para toda la vida.

R. Lucas Platero, investigador y educador social

Cuando tuve Sexo es una palabra divertida en mis manos me di cuenta inmediatamente de que era una herramienta increíble, tanto para el cole como para leerlo en familia. Pude compartirlo con la asociación de familias de nuestro cole, y estuvimos de acuerdo en que era brutal. Habla de sexo como ningún otro libro y las familias lo han recibido con el mismo entusiasmo.

Paloma Calle, artista y educadora

Este libro es diferente porque sabe escuchar a las criaturas, ha entendido la curiosidad que estas tienen sobre el sexo, y lo aborda con un enfoque innovador: como algo que es DIVERTIDO. Con especial atención a la diversidad: su visión de la sexualidad, del deseo y de las identidades es abierta a los géneros variables y no normativos, y a todas las orientaciones sexuales. Un libro necesario y ameno, donde también podemos aprender las personas adultas.

Javier Sáez, traductor del libro
... Ver másVer menos

Este finde hemos estado con unos padres, con un hijo y una hija de 8 y 9 años respectivamente.  En medio de la conversación salió este libro, que nos recomendaron encarecidamente. Es para hablar de sexo con nuestros pequeños, de 7 a 10 años recomiendan. Y nosotros os trasladamos esa recomendación con el mismo entusiasmo.  https://tienda.libreriafaro.com/es/libro/sexo-es-una-palabra-divertida_5510630002  Os dejamos lo que ponen sobre ese libro en la web de la propia editorial:  Hay quien piensa que hablar de sexo con peques es peligroso o controvertido. Pero también hay quien se da cuenta de que no nos han enseñado a hacerlo y que necesitamos ayuda para ir más allá de nuestras propias experiencias, limitarnos a describir las partes del cuerpo o hablar de enfermedades. Sexo es una palabra divertida facilita tener conversaciones con criaturas entre 7 y 10 años sobre los cuerpos, el género y la sexualidad, pero también sobre los límites, la seguridad y el placer. Estas conversaciones mejoran nuestras relaciones y harán que desarrollemos habilidades para toda la vida.  R. Lucas Platero, investigador y educador social  Cuando tuve Sexo es una palabra divertida en mis manos me di cuenta inmediatamente de que era una herramienta increíble, tanto para el cole como para leerlo en familia. Pude compartirlo con la asociación de familias de nuestro cole, y estuvimos de acuerdo en que era brutal. Habla de sexo como ningún otro libro y las familias lo han recibido con el mismo entusiasmo.  Paloma Calle, artista y educadora  Este libro es diferente porque sabe escuchar a las criaturas, ha entendido la curiosidad que estas tienen sobre el sexo, y lo aborda con un enfoque innovador: como algo que es DIVERTIDO. Con especial atención a la diversidad: su visión de la sexualidad, del deseo y de las identidades es abierta a los géneros variables y no normativos, y a todas las orientaciones sexuales. Un libro necesario y ameno, donde también podemos aprender las personas adultas.  Javier Sáez, traductor del libro